El vino orgánico en Chile

El vino orgánico en Chile

A nivel mundial existe una tendencia que cada vez cobra más relevancia: el consumo de productos surgidos a partir de la agricultura orgánica. Millones de personas se están volcando a la creciente demanda de alimentos producidos sin aditivos y respetuosos del medio ambiente.

La industria vitivinícola chilena no escapa a esta “transformación verde” y en este artículo te contamos acerca de la producción de vino orgánico en Chile, qué es, en qué consiste y cómo funciona.

La producción de vinos “eco”, ya sean orgánicos, veganos o biodinámicos, encuentra en Chile un marco ideal, no sólo a nivel geográfico sino también por las condiciones fitosanitarias que presentan sus distintas áreas.

Las características que logran posicionar al vino chileno en el mercado vitivinícola tradicional mundial facilitan también la elaboración de vino orgánico. Chile tiene un futuro promisorio en este aspecto y te invitamos a conocer más a continuación.

Índice de contenidos

    Vino orgánico Chile: ¿de qué se trata?

    Seguramente sabes a qué hace alusión la palabra “orgánico”, pero por las dudas vamos a clarificar de qué hablamos cuando nos referimos al vino orgánico Chile.

    Los vinos orgánicos son los que se producen con uvas que fueron cultivadas y cuidadas sin ningún tipo de productos químicos como pesticidas, herbicidas o fertilizantes.

    Uvas para vino orgánico en Chile

    Para la producción de vinos orgánicos de Chile y del resto del mundo, se reemplazan esos tratamientos con productos naturales, como la protección del suelo con coberturas vegetales o compost para fortalecer y nutrir los viñedos.

    Cuando existen enfermedades en las vides, también se usan únicamente compuestos vegetales permitidos como por ejemplo el llamado “caldo bordelés”, una mezcla de sulfato de cobre, agua y cal para combatir enfermedades fúngicas (hongos), tizones y mildius.

    Producción de vino orgánico en Chile

    Para la elaboración del vino orgánico, Chile autoriza la utilización de levaduras seleccionadas que no deben tener modificaciones genéticas, la clarificación a través de proteínas naturales y la filtración con tierras filtrantes.

    Para muchos expertos no existe una diferencia marcada entre los vinos orgánicos de Chile y los producidos de manera convencional y señalan que la diferencia que los posiciona mejor tiene que ver en realidad con la conciencia ecológica, los procesos naturales y ancestrales de producción y la relación equilibrada con la madre tierra.

    A la hora de exportar vino sin aditivos, Chile genera un plus, un rasgo distintivo ofreciendo al mercado mundial el concepto de cuidado y armonía con el medio ambiente.

    Los vinos orgánicos de Chile, para ser denominados como tales, deben tener certificación de organismos privados, tanto de la producción de uvas como el proceso de vinificación. Estos organismos son quienes garantizan la verdadera condición orgánica de los productos.

    Un poco de historia sobre la producción de vino orgánico en Chile

    Desde hace varios años entre la gente existe una creciente inquietud sobre el tema ambiental y el desarrollo sustentable. 

    Esto se refleja claramente en la agenda de la última década de la industria vitivinícola chilena. Por esos años, la Asociación de Vinos de Chile creó una etiqueta y un código de sustentabilidad que llevan más del 80% de los vinos embotellados que se exportan.

    El Código de Sustentabilidad de la Industria Vitivinícola Chilena es un estándar que guía a las empresas vitivinícolas para trabajar de forma sustentable en tres áreas complementarias: viñedo, bodega-planta de embotellado y área social.

    Vino sin aditivos Chile: actualidad

    La producción de vino orgánico en Chile está comenzando a posicionarse dentro del mercado debido a las ventajas comparativas que representa la producción vitivinícola sin aditivos. 

    Las inmejorables condiciones climáticas, geográficas y fitosanitarias son excelentes en contraste con el hemisferio norte para producir vino orgánico. Chile está más que preparado para insertar sus excelentes productos en el mercado internacional.

    Se estima que en la actualidad en Chile existen más de 25.000 hectáreas donde se realiza producción orgánica, entre las que se destacan los frutales, hortalizas, viñas y recolección de frutos y hierbas silvestres.

    El vino orgánico que Chile produce más que nada se colca en el mercado europeo, donde la demanda potencial y real es sumamente grande. 

    Vino orgánico chile de varietal Carmenere a partir de uvas orgánicas
    Vino orgánico chile de varietal Carmenere a partir de uvas orgánicas

    Ver también: El vino Carmenere en 2021

    Los productores chilenos han detectado la sensibilidad de ese nicho de consumidores en relación con el cuidado del medio ambiente y alimentos saludables sin químicos ni agrotóxicos, y cada vez más apuntan a satisfacer esa demanda.

    Crecimiento

    Ante este creciente requerimiento de vinos orgánicos, Chile y sus empresarios vitivinícolas han comenzado a hacer la reconversión tecnológica necesaria para aumentar la producción y la oferta. 

    Esto quiere decir que, además de ser beneficiosa para el planeta, la demanda de producción orgánica estimula a la incorporación de nuevos sistemas y tecnologías por parte de los empresarios vitivinícolas.

    El crecimiento de las plantaciones de uva vinífera en Chile es considerable.

    Según las empresas que certifican, en 1998 había sólo 44 hectáreas, mientras que, en el pasado año según algunos estudios, esa superficie habría aumentado a casi 2.000 hectáreas.

    En comparación con los países europeos respecto a la superficie orgánica cultivada, Chile se encuentra aún muy por debajo de Italia, España y Francia, pero arriba de países como Alemania y Grecia.

    Te recomendamos leer: Vitivinicultura en Chile en 2021 - Desafíos

    Variedades de uvas orgánicas en Chile

    En Chile, como en el resto del mundo, existen dos categorías de vinos orgánicos producidos y comercializados. 

    Por un lado, los vinos orgánicos como tales, engloban como proceso orgánico tanto el de la uva, como el de la vinificación.

    Además, los vinos producidos con uva orgánica, en los que solo la uva sigue las normas orgánicas y el proceso de vinificación es convencional.

    Varietales orgánicos en Chile

    Por último, vamos repasar las variedades de uvas viníferas orgánicas, que van cubriendo la superficie cultivada y con la que se elaboran los vinos orgánicos chilenos de exportación.

    Por lo general las variedades tintas predominan sobre las blancas.

    Las uvas tintas más cultivadas son: Cabernet Sauvignon, Syrah, Merlot, Malbec, Carmenere, Cabernet Francy Pinot Noir.

    Entre las variedades blancas se pueden encontrar más que nada Chardonnay y Sauvignon Blanc.

    Uvas orgánicas en Chile para producción de vino Sauvignon blanc orgánico
    Uvas orgánicas en Chile para producción de vino Sauvignon blanc orgánico

    Vinificación orgánica en Chile: Una verdadera promesa

      La actividad vitivinícola chilena de por sí tiene un potencial extraordinario y un papel importante que jugar en el mercado mundial. 

      La exportación de vinos orgánicos chilenos representa a su vez una actividad promisoria teniendo en cuenta el contexto de la demanda internacional que cada vez más se preocupa por la sustentabilidad, el medio ambiente y la ecología.

      Los vinos chilenos, además de la excelente calidad que los caracteriza, pueden producirse en equilibrio con la naturaleza y en beneficio de la salud, sin utilizar agrotóxicos ni químicos nocivos, lo que sin duda consolidará su importancia en los mercados de exportación.

    Ver: Conoce todas las Rutas de Vino en Chile este 2021

    Subir